Familia ADR

«La Mente de Cristo te permite gestar la reforma generacional de tu decencia para calzar en el exousias de Diºs (Hch 26:18)»

jueves, 7 de marzo de 2019

FE


La Fe es la facultad que recibimos, para desafiar la resistencia que puede ofrecer el mundo a la voluntad de Dios.

Dicha voluntad no quiere decir que sea un misterio, sino el descubrimiento continuo fruto de una relación con su paternidad.

Es extraño pensar que:  saber su voluntad en tiempo real, sea algo excepcional; sin embargo, con Cristo lo excepcional se vuelve cotidiano.

Es preciso que seamos escondidos en Él, sumergidos en su naturaleza, en su mente; en su experiencia y en sus recuerdos; para sentir, pensar y decidir desde lo profundo de su ser.


martes, 26 de febrero de 2019

NATURALEZA DIVINA


2Pe 1:4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina...

La Naturaleza Divina es la suma de propiedades y poderes innatos por los cuales nos diferencia de los demás seres de la creación. Estas peculiaridades nativas distintas nos distinguen del resto de personas que no han nacido de Dios. La naturaleza divina tiene características naturales inherentes: 

•Como su fuerza, es decir el vigor, la firmeza y la resistencia para llevar a cabo su obra.

•Su ferocidad, es decir la actitud intensa e implacable para repeler y sostener a través del tiempo una oposición perseverante en contra de las tinieblas, y plantear ataque para doblegarlas. 

•Y su intratabilidad, es decir que no nos asociamos con la maldad, no socializamos con su sistema y sus leyes.
Participar de su naturaleza divina es un modo instintivo de sentir y actuar conforme a Dios, que se prolonga a toda tu existencia, por tener acceso a los nuevos códigos y diseños del ADN de Cristo por el nacer de nuevo. 

Un ejemplo es: como las aves que tejen literalmente sus nidos, unos más complejos que otros, nadie les enseñó, lo traían programado en su ser, instintivamente lo hacen, y ¿saben qué?, lo hacen bien a la primera sin haber practicado, no solo saben cómo hacerlo sino que también la pericia y el cuidado para lograrlo. Así mismo, descubro que no hemos mirado la naturaleza de Cristo de esa forma, dejándolo a un aprendizaje escolar que no tiene nada que ver con lo espiritual. Si algo tenemos que hacer sería: accesar a la información de nuestra nueva memoria genética que hay en nuestro ADN, que necesariamente debió ser afectado por el nacer de nuevo y su mente, y estrenar los programas de Dios desde nosotros para parecernos a Él, porque la palabra Divina en el original significa: parecido a Dios.
Y acá aparece la pregunta que Nicodemo le dijo al Señor: ¿Cómo puede hacerse ésto? Y agrego diciendo: como si pudiéramos.

El nacer de nuevo no depende de ti, así como no dependió de ti, tu nacimiento en lo natural. Está en las manos de Dios y de los que pronuncian su palabra, estos son los que inseminan, es decir, fecundan a las personas con Espíritu y vida. Así como tenemos los 23 cromosomas del padre y 23 de la madre, así mismo como a Cristo, 23 cromosomas de Dios y 23 cromosomas de la madre, es decir, del que suelta la palabra, tal vez no lo viste así antes, hay que tener conciencia que la responsabilidad de trasmitir el anuncio de Cristo a través de la evangelización, conlleva que no sólo trasmites su verdad, sino que parte de tu espíritu, sea bueno sea malo, se suelta con ello.

“La evangelización es un instrumento de fecundación que promueve la natalidad Espiritual de los Hijos de Dios en su reino”

Se evangeliza desde un púlpito, desde una enseñanza en la congregación, desde tu colegio, trabajo, calle, etc. Por eso es preciso que la integridad y justicia de cada uno de nosotros esté en todo tiempo a la altura del estándar de Dios. 

Cada congregación tiene los 23 cromosomas Espirituales de Dios y 23 cromosomas espirituales, sean buenos o sean malos, de su líder, claramente definido y visto en cada uno de los congregantes. Entendiendo que los cromosomas forman parte de la naturaleza espiritual.

Sin mencionar que las emociones, sentimientos, voluntad y el intelecto, de cada uno de ellos, también son afectados en gran manera en este proceso.

Es preciso y urgente tener conciencia de la responsabilidad que tenemos, de que lo que transferimos de nosotros mismos, marcarán como en lo natural, la vida espiritual de los nuevos nacidos.

Sabiendo esto, miramos con una mayor expectativa y responsabilidad, la evangelización.

No tengamos miedo de hacerlo, solo teme no hacerlo con Integridad y justicia, si es así, reacciona con un firme compromiso de estar a cuentas con Dios y prosigue al siguiente nivel.

Que tengas un fabuloso día de YHWH.