Familia ADR

«La Mente de Cristo te permite gestar la reforma generacional de tu decencia para calzar en el exousias de Diºs (Hch 26:18)»

jueves, 30 de marzo de 2017

SEMANA DE YªHWēH: La Mente de Yeshuah, el IQ del Cielo.

La Mente de Cristo, es una mente separada del
pensamiento del mundo. Es una mente arrepentida
 del mundo, que ha cambiado su manera de pensar.
Contando los días, como los días de la creación.

1Co 2:16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

«La Mente de Cristo, es una mente separada del pensamiento del mundo». La Mente de Cristo no se le conoce, ni se le instruye; es inyectada. Somos sumergidos en su carácter, transferidos a su personalidad y sujetados al temperamento del Hijo de Diºs. Forma parte del postrer ADAM, YESHUAH; es parte del todo, que es ÉL. No debemos tratarlo como algo aparte o que se puede ejercer separadamente del Nuevo Hombre. La Mente de Cristo no se le conoce(ginosko), porque no forma parte de un reconocimiento fruto de la experiencia del aprendizaje griego; sino que somos imprimados por Él. Todo el entendimiento necesario para ver y movernos en el Reino puesto en un momento dentro nuestro; por lo cual no necesita instrucción (1Co 2:16). La Mente de Cristo te permite discernir las cosas que son del Espíritu de Diºs (1Co 2:14); en el Reino de Diºs todo es comunicado desde el Espíritu a tu espíritu; algo que no estamos acostumbrados a pensar, porque no hay un precedente que me permita compararlo para entender que es eso. Ro 8:14 dice: "que el Hijo de Diºs es guiado por el Espíritu de Diºs" ya ahí nos habla de una nueva forma, absolutamente distinta al mundo.

Una mente natural no puede entender las cosas que
son de Diºs; porque está sujeta a la matrix, al sistema
Son borregos de matadero, se alimentan de ideas
y filosofías que confunden su alma. 
Es un cambio radical de estilo de vida, que nos debería conmover desde nuestra entraña y crear una expectativa mayor sobre el sistema de gobierno del Cielo. No es posible que con 5,10; 20 o 30 años; en el Reino, no seamos peritos en la vida del Espíritu.
Mi pregunta sería en este momento, a mi pastor o líder: ¿Cómo puedo operar en la Mente de Cristo, todo el tiempo? Espero poder descubrirlo a lo largo de este escrito. La Mente de Cristo me permite operar en el entendimiento de la Sabiduría de Diºs (1Co 2:7); "discernir lo que recibo, es clave".
Mira, cuando nos dice: ...Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre...(1Co 2:9); nos trata de decir que no habrá nada en tu mente, sentidos; emociones, sentimientos; voluntad o intelecto; con que comparar la información, que el Espíritu da, para poder expresarlo; muchas veces me he quedado sin palabras para hablar, lo que el Espíritu me dice; a pesar que lo tengo bien claro, las palabras parecen no alcanzar para enunciar lo que en ese momento sabes. Y pasando unos días o semanas comienza a fluir y las palabras comienzan a tomar forma en el papel. Cuando YªHWēH le dice a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la Tierra que te mostraré (Gn 12:1); le está diciendo lo que viste y oíste de tus padres, parientes; entorno, sociedad; cultura, economía; leyes, jurisdicción; incluso lo que hay grabado en tu corazón antes de conocerme, no te sirve para el lugar donde yo te llevaré. Porque ahí en ese lugar, es el lugar de la jurisdicción del Cielo a través del Reino; pensemos también en el Reino de Diºs, como este conjunto de cosas que les estoy diciendo (Col 1:13; Hch 26:18) Estos versos nos hablan de cambio de jurisdicción (potestad-exousias) leyes, estatutos; normas, costumbres; sistema religioso, cultural; tenían que cambiar. Abram tuvo que salir, para que su mentalidad tenga espacio suficiente para transformarse en una de Reino. En él se inició la reforma mental para Isaac, Jacob y todas las siguientes generaciones.  La Mente de Cristo te permite gestar la reforma generacional de tu decencia para calzar en el exousias de Diºs (Hch 26:18).
Situaciones como esta nos habla de la operación de la Mente de Cristo en nosotros. No es la única operación, también nos permite saber(eido-oida) lo que Diºs nos a concedido (1Co 2:12). Eido-oida es peculiar, porque es "saber sin conocer"; es decir, en un momento no sabías, y al siguiente segundo, ya lo sabes; y es también el saber en todo momento las intenciones y los pensamientos del corazón (Mt 6:8; 9:4). Todo Hijo de Diºs debería operar en "eido-oida" todo el tiempo, forma parte de la dinámica del Reino. Todo esto debió ser dado en nuestro primer discipulado local. No se necesita saber mucho para entender, sólo se necesita tener su Espíritu para comprender su operación; el resto será producto de saber recordar lo que el Espíritu sabe y dispuso en ti desde que te convertiste en su casa. Es decir, traer la sabiduría de Diºs, que es Espiritual, para que irrumpa y desplace los sistemas que monitorean el alma. Recuerda, "nosotros fuimos creados para ser gobernados desde el Espíritu, no desde el alma; el alma llenó ese vacío de autoridad, con la caída en el huerto".

Asómate a creer, la mente natural no es el fin; hay
una mente mayor, la de nuestro Yeshuah. Es la
Mentalidad del Cielo en todo nuestro ser.
«Nuestro sistema de aprendizaje debe ser reconsiderado, nosotros no aprendemos desde Grecia sino desde Sion; no somos instruidos desde sofia, sino desde el kjokma(sabiduría) de YªHWēH; no es fronesis, ni sunesis; es binah(inteligencia) y bin del Cielo; no es ginosko, ni epiginosko; es yadah(conocer) y daat de Diºs. No comemos logo, sino Davar. El griego, te habla una intención; el hebreo, ejecuta una acción. La mente de Cristo te permite aprender por impartición, quita lo que tienes por delante; porque la caída vistió con tinieblas la capacidad de entender a Diºs, la revelación en hebreo consiste en desnudar lo que las tinieblas cubrió; y poder así, acceder a la sabiduría oculta que YªHWēH predestinó antes de los siglos para nuestra gloria (1Co 2:7)».
Creo yo, que el primer paso para poder operar al 100% en la Mente de Cristo, sería el reconocer que ya no debo tolerar un segundo más que la vida trascurra sin estar establecido definitivamente en su Mente. Su Mente va de la mano con una MENTALIDAD, proveniente del Cielo; de cualidades y características excepcionales, que tu y yo tenemos que habitar. No debo dejar que la vida pase en frente de mis ojos sin estar sumergida en ella. Tener la MENTALIDAD del Cielo, tiene que ser nuestra prioridad en este tiempo; porque creyendo así tendremos unas palabras de sabiduría acompañadas de Espíritu y Poder (1Co2:4).
Tener la Mente de Cristo nos constituye tener el "IQ de YESHUAH"; el coeficiente intelectual del Hijo de Diºs, acá en la Tierra. El ya no tener la mentalidad de derrota o del sistema con el que hemos crecido; romper sus estructuras de pensamiento previamente concebidas antes de Nacer de Nuevo, que hoy aún nos limitan. El poder identificar todas esas corrientes mentales que hoy les llamamos buenas, y que verdaderamente no tienen nada que ver con el Cielo. Hoy en día hay filosofías e ideas que son un insulto directo a Diºs y que muchos de nosotros abrazamos sin darnos cuenta. La Mente de Cristo te acondiciona al gobierno milenial de YESHUAH y a la previa Manifestación del Reino a través de los Hijos.
Finalmente, "la Mente de Cristo nos permite interactuar con lo que revela el Espíritu de Diºs, y ponerlo en marcha; es decir, nos permite correr el velo de misterio que está oculto a una mente natural; para navegar después en la web del Espíritu, que escudriña aún lo profundo de Diºs (1Co 2:10).

Traté de resaltar lo más que pude lo fabulosa que es la "Mente de Cristo en nosotros" y pretendo que esto despierte un creciente interés en nuestra comunión con nuestro Adonai; para que deseemos y clamemos de una vez por todas, para ejercer Mente del Cielo en todas las áreas y así ser un mejor elemento constructor del Reino en la mano de Diºs.

YO QUIERO LA MENTE DE CRISTO, ¿Y, TÚ?

Que tengas un fabuloso día de YªHWēH.


No hay comentarios:

Publicar un comentario