Familia ADR

«La Mente de Cristo te permite gestar la reforma generacional de tu decencia para calzar en el exousias de Diºs (Hch 26:18)»

sábado, 15 de julio de 2017

AUDITORÍA DE YªHWēH: La Salvación

«Contando los días, como los días de la creación »

Ro 13:11 Aparte de esto, ustedes saben en que punto de la historia estamos; así que, es hora de que se levanten del sueño; pues la salvación final está más cerca que cuando primeramente confiamos. KADOSH

La Salvación es un aspecto amplio e importante de nuestro Padre que debemos seguir inquiriendo. Recordando que el conociendo (yadah) de Diºs es infinito, nuestra travesía continua en ÉL, generará mayores experiencias sobre humanas que inevitablemente afectará el entorno en que nos movemos. No soy mucho de usar el griego, pero veo una amplia información que debe ser comunicada sobre la palabra "salvación", particularmente he podido ver que "salvación" se pasea por las palabras griegas soteiron, soteria; soter, sozo; que todas en su conjunto significan: ser liberado, preservado, salvado, sanado, estar seguro. Tradicionalmente relacionábamos "salvación" con vida eterna y nada más. Se solía decir: no importa como vivas acá en la Tierra, - siempre en santidad -, ya tienes asegurado un bienestar en el cielo; y viviendo así, por muchos años se nos deslizaba la idea de que el reino de Diºs sólo era para allá y nada acá.
Para algunos definir el Reino de Diºs ha sido difícil, por llevar vidas intrascendentes; no únicamente en lo natural, sino que también en lo espiritual, sin poder; y todo ello por haber sido absorbidos por el sistema de este siglo. El Reino de Diºs también es un SISTEMA, dando una definición rápida de ello, que tiene como puerta la Salvación, ¿Por qué? Porque la "Salvación es la puerta que nos anuncia una realidad basada en una NATURALEZA DIFERENTE, que mueve y empuja a nuestro espíritu a experimentar una vida en abundancia sumergidos en ÉL.
Yeshuah significa salvación, Yeshuah es una puerta, y es ese VERBO lo que justifica la hazaña de vivir conectados, desde hoy y para siempre, con la dimensión de SU Eternidad"

La Salvación nos habla de procesos que también tienen que suceder acá en este plano terrenal. Sanidad y liberación están circunscriptos en "ella". Y definitivamente tiene que ser evidente. Cuando se nos dice confesar con la boca y creer en el corazón, se nos está diciendo también que existen dos ámbitos; natural, la boca; y el corazón, es dimensión sobrenatural. Depende de lo que crees, es lo que hablas; si crees en cosas naturales, naturalmente vivirás; si crees en las celestiales, la vida será totalmente diferente. Reconocemos que hay cierta resistencia aún en el plano terrenal a la hora de explicar lo celestial con alegorías naturales.
El nuevo nacimiento de Juan 3, Yeshuah le explicó naturalmente, lo celestial. Y Nicodemo, no entendió. La mente natural aprende por comparación, el nuevo nacimiento no podía ser comparado con nada de lo antes visto por él. ...¿Cómo puede hacerse esto? Jn 3:9, porque existe cosas que cuando son del cielo, sólo serán discernidas si cargas la sustancia celestial para ello. Yeshuah habló con Nicodemo, y éste no tenía sustancia, concluyó con un "no entiendo". Yeshuah le respondió: ...de lo que sabemos hablamos, y de lo que hemos visto testificamos...(Jn 3:11). Saber es eido / oida, griego, el griego nos lleva a razonar a Diºs, un hecho que resulta peligroso desde donde yo puedo discernir. Si razonas a Diºs, te confundes. Vayamos al hebreo aquellas palabras están relacionadas con la palabra hebrea "yadah", que significa: conocer por experiencia, - desde el espíritu - ¿Cómo sé que esa palabra es correcta? Les doy un dato, por la Biblia Septuaginta; traducción al griego por rabinos judíos de la Torah.
Entonces, conocer por experiencia nos habla de procesos sobre humanos o sobre naturales ( como se te acomode mejor) de una relación con Diºs, así como lo hizo Yeshuah.
La mente de Yeshuah(1Co 2:16), te permite discernirlo todo(1Co 2:15), en este verso dice: ...juzgarlo todo..., pero si vamos al original, es anakrino, significa escudriñar, discernir; cuando tú lees "juzgar", la mente te lleva a dictar juicio y todo lo que esto implique. La mente de Yeshuah te permite escudriñar todo - sin condenar -, he podido detectar en mis años como Hijo de Diºs que existe un cierto temor a saber más. También he notado que la inmensa mayoría también no se cree lo suficientemente apto, como para recibir revelación del Espíritu y luego exponerla, invalidando con esto la palabra que dice: ...que el Espíritu nos enseñará todas las cosas(Jn 14:26); a veces pretendemos tener una fe selectiva, como si tuviéramos opción a hacerlo. Y no debe ser así, hemos aceptado cosas de Diºs desde el árbol del conocimiento y no nos dimos cuenta de ello; es a través de una experiencia continua (yadah) con el Padre, - que no es natural -, que los límites para separar lo espiritual de lo natural(1Co 2:13) se hacen evidentes. El yadah con el Padre es la experiencia que necesitas para diferenciar cuando estás comiendo del árbol de la vida o no. Entonces comprobaremos la buena voluntad de Diºs (Ro 12:2), comprobar es BAKJAN ( dokimazo en griego), es una habilidad de la Mente de Cristo para examinarlo todo como cuando se prueba la pureza de los metales.
La salvación no es un evento que sucedió en tu pasado y quedó ahí, es un ambiente que te sumerge en Yeshuah y te mueve hacia adelante.
Está directamente relacionado con la persona del Hijo, con su naturaleza y su sustancia. Porque salvación es Yeshuah; no como un enunciado, sino también como un ambiente. Que te tiene que envolver, como un vestido(Col 3:10; Ga 3:27)

La Salvación tiene que darte seguridad y no sobresaltos de fe. Existen problemas que hay que asumir, pero en el ambiente espiritual en que vivimos no tiene que haber inestabilidad. Tenemos crisis de fe, eso dejalo tal vez para los que van entrando al Reino. Creemos que cuando nacemos de nuevo somos - nuevos-  en el señor, lo cual no es totalmente así; en el espíritu somos Eternos conocidos por ÉL (Ro 8:29), el espíritu no es joven ni envejece, el espíritu - ES - y ya.
Es sorprenderte saber que en casi en la totalidad de versos de la Torah la palabra que leemos -salvación - es en el hebreo Yeshuah o su palabra raíz Yasha. Y hemos menospreciado un verdad fundamental - que Salvación es una persona - que es la imagen de Diºs en el Hijo, esa misma imagen como vestido debemos estar recubiertos de ÉL y no sólo eso que también nuestra vida tiene que estar - escondida dentro suyo - ( Col 3:3 ) que esto nos sirve como preámbulo del alcance interdimensional de ambientes de la salvación.
A medida que vayamos inquiriendo desde el espíritu, ésto se hará más claro.

Que tengas un fabuloso día de YªHWēH.

2 comentarios:

  1. La salvación es un anheho de todos que creemos en Dios, pero es muy largo lograr los mèritos para alcanzarla...

    ResponderEliminar
  2. La salvación es un anheho de todos que creemos en Dios, pero es muy largo lograr los mèritos para alcanzarla...

    ResponderEliminar