Familia ADR

«La Mente de Cristo te permite gestar la reforma generacional de tu decencia para calzar en el exousias de Diºs (Hch 26:18)»

miércoles, 11 de octubre de 2017

SEMANA DE YHWH: Discípulo y bautizo.


“Contando los días, como los días de la creación”

Mt 28:19 Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

No pretendo decir que ésto sea todo, solo expongo hasta donde he podido llegar a entender.
“Id, pues, y haced discípulos”, es: discipular “las costumbres de los pueblos”, tratamos de cambiarles su modo de hablar únicamente, olvidando con ello que ese lenguaje responde a un conjunto de hábitos comunes entre los habitantes de determinada región. Debemos alterar el movimiento tradicional de los Estados e infundir con manifestación del Espíritu y de poder el surgimiento de una jurisdicción del Cielo en la Tierra. Tradicionalmente podemos predicarle a alguien, pero no así, transformar su entorno en pos del Reino. Las costumbres generan atmósferas donde un sin fin de actividades se activan en razón a determinada tradición, un ejemplo: la Navidad, produce un cambio sustancial en las personas donde el modo de hablar, vestir; decorar y de gastar son cambiados; de un momento a otro. Naciones enteras se sumergen, “se bautizan”, en ello.
Una de las maneras que tiene el Reino para sumergirnos en él, son las fiestas solemnes. Es uno de los métodos de desprogramación de tinieblas que tenemos. Todos somos susceptibles a ser programados. Todo lo que vemos generan bancos de información en nuestro cerebro que dependiendo tu comunión te generará una conciencia para hacer o dejar de hacer aquello a lo que estamos siendo expuestos. Hacer discípulos a las naciones es: trastornar las costumbres de los pueblos para dar lugar a la usanza del Cielo. Es ahí donde consideramos la batalla espiritual, iniquidades; maldiciones, cartografía; Intercesión, rompimientos; sitiar territorios, etc; para neutralizar ambientes de tinieblas sobre las familias, localidades y naciones.
Discipular en este contexto es generar aprendices de conocimientos celestiales(Jn 3:12) por causa del Espíritu en tú discipulador. Ser maestro no es únicamente la trasmisión conocimientos, es ser un administrador de misterios. Es impartir el cómo, el donde y el cuándo del Espíritu, para recibir lo que dice y no confundirnos en el intento. Es decirles que el misterio de Diºs es para los que han alcanzado madurez y que no está tan lejana como nos han hecho creer. Es declararles que por el Espíritu que mora en nosotros estamos en la capacidad de generar una revelación igual o mayor que mi pastor o líder, y que eso no significa una pérdida de autoridad y ni el surgimiento de emociones afectadas  por el orgullo. Sino al contrario, con mayor mansedumbre ser un colaborador de diseños del Cielo al lugar de reunión(el clan, la tribu) donde como familia nos juntamos.
Bajo ésta consigna, hacer discípulos es la dinámica que producirá un alumno, en un individuo cargado con su Espíritu. Solo puedes hacer discípulo a alguien que tiene el mismo Espíritu que tú.
«1Co 2:13 ..., en cambio, usamos la forma de hablar que nos dicta el Ruaj, por la cual explicamos cosas del Ruaj a las personas que tienen el Ruaj».   Versión Kadosh

Y, ¿Cómo se logrará hacer discípulos a las naciones?
Sumergiéndolos en Yæshuah, bautizo significa sumergir, hemos tomado el bautizo como un acontecimiento estático en el tiempo y no lo vemos cómo un hecho ETERNO que rebasa tu pasado y va mas allá de tu futuro, es el “ahora de YHWH”. Dice: ser bautizados en su nombre, es tenerlos sumergidos todo el tiempo hasta la eternidad en Él. Entender mentalmente esto, hace colapsar el intelecto de cualquiera. Por eso tenemos la “mente de Yæshuah” para evaluar todas las cosas.
1Co 2:15  Pero la persona que tiene el Ruaj puede evaluarlo todo, mientras nadie está en la posición para evaluarlo a él. Versión Kadosh

Las tinieblas le tomó milenios para generar un ambiente que hable de él, desde el huerto empezó un movimiento de aguas de abajo para inundar con su oscuridad la creación a través del primer Adán.
Y nosotros no hemos podido generar un sistema que se oponga a éste, porque nos creemos insignificantes para combatirlo. Por eso que en lugar de destruirlo, contribuimos para hacerlo más fuerte. Existe una explotación en los trabajos y los Hijos de Diºs no dicen nada porque no quieren perder su trabajo por quejarse, tienen miedo de perderlo porque están cargados de deudas. Y la indiferencia de decir: que todos los trabajos son así, y que no puedes hacer nada para cambiarlo. ESA MANERA DE PENSAR TIENE QUE SER SUMERGIDO EN YÆSHUAH. Cuando todos seamos UNO, también nos dice: que es bajo un solo sistema de gobierno celestial acá en la Tierra y no gobiernos denominacionales o confesionales, ni mucho menos sectarios. 1Co 1:11-13 ...Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas... Pablo con ésto también está eliminando un posible grupo de Paulistas, Apolinos, Cefistas, etc. Cosas que vemos hoy con las denominaciones, más de cuarenta mil y en aumento.

Se
tiene que empezar a levantar el sistema del Reino, ya, bajo una sola bandera, la del Cielo. Sino es así, nuestros hijos vendrán para servir un rato en el lugar de reunión y cuando tengan cierta edad se irán para el mundo. Por la falta de una cultura de Reino influyente allá afuera. Un ejemplo: en el Perú es costumbre popular la piratería, de películas y programas de computación. Y en el pueblo de Diºs es lo mismo, piratean películas cristianas y programas para hacer actividades cristianas. Y esa costumbre tiene que ser erradicada de raíz. Y el comer mal, es otro punto que nadie quiere tocar, las gaseosas, la comida chatarra que nos quita años de permanecía en la creación para acortar el tiempo de que el propósito ETERNO de Diºs sea a través de nosotros.Tomate un tiempo y piensa en esto...

(...) Sumergir las costumbres de los pueblos desde una predicación de domingo, no es suficiente. Tiene que consistir en trasladar el ambiente de Yæshuah a todo lo que nos rodea, eso quiere decir, tener un mayor poder por la demanda del ambiente a trasformar.

Bautizándolos es también: “sumergir las costumbres de las regiones del mundo en Yæshuah para que envueltos en Él, se gesten discípulos que desarrollen una conciencia colectiva de Reino a las naciones, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo, Ef 4:13, llenos de gracia y de verdad”. Jn 1:17

Que tengas un fabuloso día de YHWH.

Enlace sugerido: EL PRIMER DÍA - Yom Ekjad Facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario